La alimentación del gorrión común

Madrid | 25 de enero de 2021 | Estefanía Alonso/Antonello Dellanotte

Un gorrión común a punto de atrapar una semilla de girasol en el Parque del Retiro. Madrid. 1/10/2020. Antonello Dellanotte

La versatilidad del gurriato, fruto de su estrecha relación con el hombre, se manifiesta en muchas facetas de su desenvolvimiento. La alimentación del gorrión común no es una excepción. La adaptación de estas aves a los cambios en nuestros modelos de vida las ha ido haciendo cada vez más capaces de alimentarse casi de cualquier cosa. Pero nuestros malos hábitos, incluidos los alimentarios, exponen, sobre todo a las aves de ciudad, a los riesgos propios de una nutrición poco saludable. Las ciudades generan cantidades ingentes de comida basura, parte de la cual acaba, en forma de sobras y desperdicios, en el buche de gorriones y otras aves. De hecho, se ha demostrado que los gorriones del medio rural, debido a su mejor alimentación, gozan de mejor salud y de una expectativa de vida más larga que los de ciudad. Para poder ayudar a nuestros gurriatos es importante conocer primero sus necesidades nutricionales en cada fase de su desarrollo y en cada época del año. Comenzamos!

Generalidades

Estas pequeñas aves son omnívoras: se alimentan tanto de semillas, frutos y vegetales tiernos como de diferentes tipos de invertebrados. Su alimentación varía en función de la estación del año, adaptándose a la abundancia de unos u otros recursos tróficos; asimismo, su dieta cambia con su desarrollo y sus distintas necesidades metabólicas.

Fases de desarrollo y alimentación

Los polluelos, para crecer sanos y fuertes, necesitan una gran ingesta proteica y de colesterol. Los progenitores, mientras sus crías están en el nido, las ceban primero con insectos como grillos, saltamontes, moscas, arañas, hormigas o avispas entre otros muchos. En fases posteriores de su desarrollo introducen en su dieta semillas y frutos. Cuando son adultos predomina en su dieta un mayor porcentaje de granos, semillas y frutos que de invertebrados.

Comensalismo

Los gorriones comunes son aves no migratorias. Los encontramos siempre cerca de aquellos lugares en los que hay actividad humana, debido a que obtienen una parte importante de su alimento directamente de nosotros; por ejemplo, de las semillas de los cultivos agrícolas o de las de césped en los jardines; también de los restos de pan o de frutos u otros alimentos (a menudo poco saludables) que las personas van dejando a su paso en parques, terrazas, calles y otros espacios públicos.
Por tanto, los gorriones practican comensalismo; este es el nombre por el que se conoce a la interacción biológica entre especies diferentes, en la que una de ellas, sin causar ningún perjuicio a la otra, obtiene un beneficio. Así, el gorrión se beneficia para su alimentación de la actividad humana, sin dañar al Homo sapiens.

Las ciudades, grandes despensas (no siempre saludables)

Una alimentación equilibrada es esencial para la salud y para la expectativa de vida de las aves. Hay estudios que han comparado el estado nutricional de los gorriones en las ciudades y en las zonas rurales. Los resultados de estos estudios indican que, a pesar de que las ciudades suponen una gran despensa en la que a los gorriones les resulta fácil encontrar alimento, éste no siempre es de calidad, lo que supone carencias nutricionales que se traducen en enfermedades como, por ejemplo, la anemia. Sin embargo, los gorriones comunes de las zonas rurales sí tienen una mejor alimentación, de mayor calidad nutricional.

Alimentación activa

Por eso, cuando somos nosotros quienes alimentamos a nuestras aves de barrio es importante tener en cuenta que, aunque (y sobre todo en el caso de los gorriones) se comerán casi cualquier cosa, es mejor proporcionarles alimentos saludables. Los productos procesados, fritos, cocinados, con sal, etcétera, nunca son recomendables. Tener en casa un comedero con semillas o, por qué no, llevarlas también en un botecito en la mochila o en el bolso, como pipas de girasol crudas o de otro tipo o, por ejemplo, arroz crudo (que no requiere ir a una tienda especializada) siempre es tener a mano una ocasión de echar un cable a nuestras aves de barrio.

No olvidemos el agua

Tampoco debemos olvidar, si estamos gestionando un puesto de alimentación para aves, que el acceso al agua fresca es fundamental. A menudo, y sobre todo en verano, los pájaros beben aguas nada saludables de los charcos que se forman fruto del riego, del baldeo de calles o de otros vertidos, donde se pueden acumular sustancias tóxicas como detergentes, pesticidas, hidrocarburos e incluso nicotina y alquitrán de las colillas tiradas. También es importante mantener siempre limpios los bebederos, pues son puntos donde se concentran patógenos que pueden provocar infecciones, enfermedades y epidemias.

Un gorrioncito bebe agua de una hoja de nenúfar en el Real Jardín Botánico de Madrid. 13/09/2020. Antonello Dellanotte

Enlaces relacionados

Bibliografía

· Gorrión común - SEO/BirdLife.
· HERRERA-DUEÑAS, A., PINEDA-PAMPLIEGA, J., GARCÍA, A., AGUIRRE, J. (2014). Los gorriones y la ciudad, ¿fuente de alimento o trampa ecológica'. En: XXII Congreso español de ornitología: Aves y ser humano, una relación variable. SEO BirdLIfe. https://www.researchgate.net/publication/272164258_Los_gorriones_y_la_ciudad_fuente_de_alimento_o_trampa_ecologica'.
· MENACHO, K., SALINAS, L., ARANA, C. (2018). Solapamiento de la dieta de Passer domesticus y Zonotrichia capensis en un agroecosistema de la costa central del Perú. En: Rev. peru biol. [online]., vol.25, n.2, pp.111-116. http://dx.doi.org/10.15381/rpb.v25i2.14687.
· MURGUI, E. (2016). Gorrión común – Passer domesticus. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Morales, M. B. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/